La protagonista indiscutible de los ríos es, y ha sido tradicionalmente, la trucha. Así, se ha hecho un hueco importantísimo en nuestra cultura gastronómica, como producto que, además de sano, es económico y de alta calidad.